F.C. Barcelona en la web de aficionados del F.C. Barcelona.

historia del fc barcelona

Crear artículo

Antes de crear un nuevo artículo, accede al buscador y comprueba que no tenemos el artículo que intentas crear. Si no existe créalo y si ya existe puedes editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indica el motivo por el que quieres denunciar el artículo

Por favor, copia y pega el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

historia del fc barcelona

Enviar a un amigo

Historia

Historia Resumen

Inicios

Historia del FC Barcelona wikipedia

El Futbol Club Barcelona fue fundado el 29 de noviembre de 1899 por un grupo de doce aficionados al fútbol, convocados por el suizo Hans Gamper mediante un anuncio publicado en la revista Los Deportes el 22 de octubre del mismo año. Entre los doce fundadores del club había seis españoles, tres ingleses, dos suízos y un alemán.

El nombre original escogido fue "Football Club Barcelona", en inglés, y se designó al inglés Walter Wild como primer presidente del club por ser la persona de más edad de entre las presentes.

A finales de su primera década consiguió sus primeros títulos, una Copa de España y una Copa de los Pirineos. Durante la década de 1910 el club dio un gran salto, tanto deportivo como social: ganó dos Copas de España y tres Copas de los Pirineos, y llegó a los 3.000 asociados, convirtiéndose ya en una de las sociedades más populares de Cataluña. De esa década también cabe anotar que, en 1914, el club creó su primera sección polideportiva, la de atletismo.

Los años 1920 pasaron a la historia como la primera época dorada del club. Se pasó de 3.000 a 11.000 socios y, en 1922, se estrenó el primer gran estadio del Club, Les Corts, con capacidad para 30.000 espectadores. Fueron años en los que el club ganó cuatro Copas de España y, en 1929, la primera Liga española de la historia.

También cabe anotar los incidentes acaecidos en 1925 cuando el gobierno de la dictadura de Primo de Rivera cerró el estadio de Les Corts durante seis meses y obligó a dimitir al presidente Hans Gamper a causa de los silbidos con los que la afición barcelonista recibió la interpretación de la Marcha Real en los prolegómenos de un encuentro. De esa década cabe destacar que el club avanzó en la línea de ampliar su carácter polideportivo, y creó las secciones de hockey hierba, baloncesto y rugby.

Los años 1930 fueron de gran crisis para el club. Se inició la década con el suicidio de Hans Gamper, probablemente debido a la catastrófica situación económica en la que se vio sumido tras el desplome de la bolsa de Wall Street en 1929. Posteriormente, con el advenimiento de la Segunda República se produjo un descenso del número de socios que se agravó con el estallido de la Guerra Civil española en 1936.

Ese año, además, el presidente del club Josep Sunyol, que era político de Esquerra Republicana de Catalunya, fue asesinado a manos de las tropas franquistas en una emboscada en la Sierra de Guadarrama. El club acabó la década con tan sólo 2.500 socios.

Mediados del siglo XX

Durante los años 1940 el club fue superando poco a poco su crisis social y deportiva. El club fue tomado por las autoridades del nuevo régimen franquista que, en adelante y hasta 1953, designarían directamente al presidente del club. Los nuevos rectores españolizaron todos los estamentos del club, eliminando cualquier connotación catalanista o anglosajona.

En 1940 el club pasó a denominarse "Club de Fútbol Barcelona" en lugar de "Football Club Barcelona", y se modificó el escudo: se suprimieron las cuatro barras de la bandera catalana para colocar en su lugar la bandera española, aunque en 1949, con motivo de las bodas de oro del club, el gobierno autorizó la reinstauración de la bandera catalana.

En el plano deportivo se recompuso el equipo tras la crisis de la guerra, y se acabaron conquistando tres ligas españolas, una Copa de España y dos Copas Eva Duarte. Además, en los años 40 se crearon nuevas secciones polideportivas entre las que destacaron las de balonmano y hockey sobre patines. Todo ello contribuyó a que, al finalizar la década, coincidiendo con las bodas de oro del club, se superasen los 25.000 socios.

Los años 1950 fueron una de las mejores décadas de la historia del club, tanto en el plano deportivo como social. El fichaje de Ladislao Kubala, en 1950, fue la piedra angular sobre la que se construyó un equipo que, en esa década, consiguió 3 ligas españolas, 5 Copas de España, 4 copas Eva Duarte, 3 Copa Duward, 1 Copa Latina, 2 Copa Martini Rossi, y 1 Pequeña Copa del Mundo de Clubes.

La masa social creció hasta los 38.000 socios que dejaron pequeño el campo de Les Corts, de manera que se construyó un nuevo estadio, el Camp Nou, inaugurado en septiembre de 1957. Otros hechos destacados de esa década fue la celebración de las primeras elecciones semi-democráticas (votaron sólo los socios varones) a la presidencia del club, en 1953. Ese mismo año tuvo lugar un contencioso con el Real Madrid por el fichaje de Alfredo Di Stéfano.

Tras los éxitos de los años 50 llegó la crisis de los años 1960, en los que el equipo de fútbol tan sólo logró ganar 2 Copas de España y 2 Copas de Ferias. Estos títulos, sin embargo, no lograron compensar la derrota en la final de la Copa de Europa de 1961, la crisis social generada por las marchas de Helenio Herrera y Luis Suárez al Inter de Milán (con los que el conjunto italiano ganaría dos Copas de Europa), ni los éxitos europeos del gran rival barcelonista, el Real Madrid. A pesar de todo, el número de socios aumentó de los 39.000 a los 55.000 durante esa década.

Finales del siglo XX

Durante los años 1970 continuó el imparable aumento de socios del club: se pasó de los 55.000 a los 80.000. Fueron los años en los que el fútbol español abrió las puertas a los extranjeros, y el club fichó a jugadores como Johan Cruyff, Johan Neeskens, Hugo Sotil, Krankl o Simonsen.

El equipo de fútbol conquistó en esa década una Liga española, dos Copas del Rey, 1 Copa de Campeones de Ferias y una Recopa de Europa. En 1978 llegó a la presidencia Josep Lluís Núñez, que dirigiría el club las siguientes dos décadas.

Los años 1980 fueron de grandes inversiones en el fichaje de grandes estrellas como Maradona, Schuster o Lineker, pero el equipo de fútbol sólo pudo ganar en España una liga, tres Copas del Rey, una Supercopa y dos Copas de la Liga. A nivel europeo se ganaron dos Recopas, pero se volvió a perder una final de la Copa de Europa, la disputada en Sevilla en 1986. Tras una grave crisis deportiva y social, en 1988 el club contrató a Johan Cruyff como entrenador, un hecho que marcaría el destino del club durante la siguiente década.

Lo más positivo de los años 80 fue la ampliación del Camp Nou, el incremento de socios, que superó la cifra de los 100.000, la revitalización económica del club, y los éxitos de las secciones de baloncesto, balonmano y hockey sobre patines, que conquistaron importantes títulos españoles y europeos.

La década de los años 1990 fue la mejor década de la historia del Fútbol Club Barcelona. Fueron diez años de éxitos para el club en todos los órdenes, tanto en el terreno futbolístico como en las secciones deportivas.

El equipo de fútbol, entrenado por Johan Cruyff, y con figuras como Koeman, Guardiola, Stoichkov, Romario, Laudrup, Zubizarreta o Bakero ganó cuatro Ligas consecutivas entre 1991 y 1994, y el 20 de mayo de 1992 conquistó el título más preciado del club: la Copa de Europa, en el mítico estadio de Wembley, ante el Sampdoria italiano.

Durante estos años, el equipo desempeñó un gran juego y fue conocido popularmente con el nombre de 'Dream Team', imitando la terminología que se usó con el equipo de baloncesto de los EEUU en los JJOO de 1992.

Tras la derrota en la final de la Copa de Europa de 1994 frente al Milan por 4-0 en Atenas, se dio por cerrada la era del 'Dream Team' y la situación deportiva del equipo se deterioró hasta el punto de una profunda división social entre partidarios del entrenador, Johan Cruyff y partidarios del presidente, Josep Lluís Núñez.

La traumática despedida de Cruyff creó una gran crisis social en el club, que no desaparecerió pese a los títulos conseguidos por Bobby Robson y Louis van Gaal, y acabó desembocando en la dimisión de Josep Lluís Núñez en el año 2000. Los años 1990 fueron también una gran década para las secciones deportivas.

El equipo de baloncesto se consolidó en la élite del baloncesto español y europeo, pese a que no consiguió ganar la Copa de Europa, cuya final disputó en cuatro ocasiones en esta década. El equipo de balonmano se convirtió en el mejor equipo de balonmano del mundo: ganó todos los títulos, entre los que destacan seis Copas de Europa.

Siglo XXI

Los años 2000 pueden dividirse claramente en dos etapas. Tras la dimisión de Núñez en el año 2000, fue elegido presidente Joan Gaspart. Sus tres años como presidente se saldaron sin títulos futbolísticos pese a la inversión de 180 millones de euros que se hizo en fichajes. Los únicos éxitos deportivos los aportaron las secciones, especialmente el equipo de baloncesto que en el 2003 consiguió ganar la Euroliga.

Tras la dimisión de Gaspart llegó a la presidencia Joan Laporta, que afrontó una profunda renovación deportiva, económica y social. Se fichó a jugadores como Ronaldinho, Eto'o, Rafael Márquez y Deco y el equipo, entrenado por Frank Rijkaard, consiguió ganar dos ligas españolas consecutivas y la segunda Liga de Campeones, y la masa social del club superó por primera vez en la historia la cifra de los 140.000 socios.

Historia al detalle

Los primeros años (1899-1922)

Como cualquier otro club deportivo de la época, el Barça nació como un grupo de amigos que querían practicar deporte, y se iban conociendo en los escasos lugares frecuentados por dichos 'sportsmen'.

Por eso, el club fue fundado en un gimnasio, respondiendo al llamamiento que hizo Hans Gamper a través de una de las primeras publicaciones deportivas de Barcelona, la revista 'Los Deportes'. El anuncio que publicó esta revista, el 22 de octubre de 1899, marca el inicio de la historia azulgrana. Pocos días después, el 29 de noviembre, el club se fundó formalmente en el gimnasio Solé. Allí se reunieron Joan Gamper y once hombres que acudieron a su llamada: Gualteri Wild, Lluís d'Ossó, Bartomeu Terrados, Otto Kunzle, Otto Maier, Enric Ducal, Pere Cabot, Carles Pujol, Josep Llobet, John Parsons y William Parsons. Al igual que Gamper, muchos de ellos son extranjeros, y ya conocen el fútbol en sus países de origen. El primer presidente fue el inglés Gualteri Wild, que compaginó su puesto -como los otros socios- con el de jugador del equipo.

Poco a poco, el club fue haciéndose un hueco en el deporte barcelonés, y superó una importante crisis en 1908, cuando la entidad estuvo a punto de desaparecer. Gamper fue esencial en la revitalización del club, sobretodo porque supo vincular el Barça con la ciudad y con Catalunya, de modo que, a finales de la década de 1910, el FC Barcelona era ya un club con una importante dimensión simbólica, vinculado al anhelo catalanista que se manifestaba en amplios sectores de la sociedad catalana. Paralelamente, el club se había consolidado como entidad. En 1913 superó por primera vez la cifra de 1.000 socios, con una línea ascendente que alcanzó los 6.000 en 1922.



La primera camiseta

Los es que llevan en las camisetas los jugadores del FC Barcelona son, desde siempre, azul y grana, pero con la particularidad de que, en aquellos primeros momentos, media camiseta era azul y la otra media grana, con las mangas del inverso y pantalones blancos.





El primer escudo

El primer escudo que tiene el club es el mismo que el de la ciudad, lo que pone de manifiesto la voluntad del Barça, desde el primer día, de identificarse con la ciudad que le acogía y fundirse con ella en una simbiosis lo más perfecta posible. Años más tarde, en 1910, la Junta Directiva barcelonista, deseosa de que el club dispusiese de un símbolo propio, convocó un concurso, que ganó un socio anónimo con el formato del escudo que todos conocemos.




El primer partido

En el primer partido de su historia, el FC Barcelona juega contra un equipo formado por la colonia inglesa de la ciudad, el 8 de diciembre de 1899, en el campo del desaparecido velódromo de la Bonanova (el actual Turó Parc). Los ingleses, con el sólido refuerzo de algunos jugadores de la misma nacionalidad pertenecientes al FC Barcelona, ganaron por 0 a 1.




Los primeros campos

La peregrinación por diferentes lugares de la ciudad para buscar el mejor campo de fútbol, llevó al club al Hotel Casanovas (1900), la carretera de Huerta (1901), la calle Montanero (1905) y la calle Industria, primer terreno en propiedad del FC Barcelona, con una capacidad para 6.000 espectadores y una tribuna de dos pisos única en su tiempo. Fue inaugurado el 14 de marzo de 1909, cuando el Barça contaba en su palmarés con la Copa Macaya 1901-02 y los Campeonatos de Catalunya 1904-05 y 1908-09. Bajo del encanto del campo de la calle Industria, el club vivió su primera expansión social y deportiva, con la conquista de los Campeonatos de Catalunya 1909-10, 1910-11, 1912-13, 1915-16, 1918-19 1919-20, 1920-21 y 1921-22 y los Campeonatos de España 1909-10, 1911-12, 1912-13, 1919-20 y 1921-22.


El fundador, Joan Gamper

Nacido el 22 de noviembre de 1877 en Winterthur, Suiza, el joven Hans Gamper se interesó enseguida por los deportes. En Suiza ya practicaba el atletismo, el ciclismo y el fútbol, e incluso fundó el FC Zurich. Llegó a Barcelona con 20 años, y enseguida se relacionó con jóvenes interesados por el deporte. Gamper hizo el llamamiento fundacional del Barça, y como sus compañeros, su principal interés era la práctica deportiva. Era un buen jugador, y en 1901 marcó 49 de los 88 goles del equipo. Fue jugador hasta 1903. En 1908 fue por primera vez presidente del club, para salvar a la entidad de la desaparición. A partir de entonces, el papel directivo de Gamper resultó fundamental, y fue presidente en cinco ocasiones, hasta 1925. Gamper se integró absolutamente en Catalunya: hablaba y escribía en catalán. Fue el máximo impulsor de la construcción del campo de las Corts, en 1922. En 1925 sufrió en propia carne la represión de la Dictadura de Primo de Rivera a raíz de la silbada en la Marcha Real. En 1930, asediado por los contratiempos en sus negocios, se suicidó.




De Les Corts al Camp Nou (1922-1957)

El campo de Les Corts, inaugurado en 1922, es el principal escenario del crecimiento del club y de su primera edad de oro (1919-1929).



Fue el lugar de los grandes éxitos deportivos, pero también de la crisis de la década de 1930; el campo fue clausurado por la Dictadura de Primo de Rivera, y también se convirtió en una especie de desguace militar al final de la Guerra Civil. Pero también fue el estadio que vivió la reanudación de la entidad, el crecimiento espectacular del número de socios (los 20.000 se superan en 1944, y los 30.000, en 1952) y los éxitos deportivos del Barça de las Cinco Copas, con Ladislao Kubala haciendo de las suyas. Samitier, en los años 20, y Kubala, en los 50, fueron los grandes astros que iluminaron futbolísticamente un campo que marcó de forma decisiva la historia azulgrana.


Comienza la etapa gloriosa: el campo de les Corts

En la primera edad de oro del club (1919-29) se produce la explosión de un equipo de ensueño, en el que sobresalen figuras de la magnitud de Samitier, Alcàntara, Zamora, Sagi, Piera y Sancho. En esta situación, la afición por los es barcelonistas se desborda, al tiempo que aumenta la identificación, ya indisoluble, del club con el sentimiento catalanista.

El 20 de mayo de 1922 se celebra la inauguración del campo de Les Corts, un magnífico estadio con una capacidad inicial de 30.000 espectadores, que en sucesivas ampliaciones se dobló hasta 60.000. En la celebración de las Bodas de Plata (1924) -el cartel oficial es obra del artista valenciano Josep Segrelles-, el FC Barcelona pudo presumir de tener 12.207 socios y un futuro esplendoroso. Años después, se ganó la primera edición de la Liga española (1928-29) y se cerró, por así decirlo, esta gloriosa etapa. El balance es impresionante: desde la inauguración de Les Corts se había ganado, aparte de este primer campeonato de la regularidad, el Campeonato de Catalunya 1923-24, 1924-25, 1925-26, 1926-27 y 1927-28 y el Campeonato de España 1924-25, 1925-26 y 1927-28, este último de forma épica, después de dos desempates con la Real Sociedad y una actuación heroica del portero barcelonista Platko, que quedó glosada en un inmortal poema de Rafael Alberti.




Tiempos difíciles

Como contrapunto negativo, el Barça sufrió la fiebre anticatalanista de la dictadura de Primo de Rivera: el 14 de junio de 1925, en un partido de homenaje al Orfeó Català, el público silbó durante el himno español. Como represalia, el club fue clausurado por seis meses -reducidos a tres posteriormente- y Gamper tuvo que abandonar la presidencia de la entidad para siempre. Moriría cinco años después, el 30 de julio de 1930. Pese a disponer de figuras como Ventolrà, Raich o Escolà, la decadencia del club en la década de los 30 fue un hecho y se materializó en tres crisis: financiera, social (baja constante del número de socios) y deportiva, a nivel estatal (en el Principado se ganaron los Campeonatos de Catalunya 1929-30, 1930-31, 1931-32, 1934-34, 1935-36 y 1937-38, este último en plena Guerra Civil).




El efecto de la Guerra Civil

El estallido de la Guerra Civil en 1936 tuvo una primera víctima barcelonista: el presidente Josep Sunyol fue asesinado por soldados franquistas en agosto. Aparte de esta trágica circunstancia, la vida de la entidad se resintió mucho a causa del conflicto bélico. En 1937, el equipo hizo una gira milagrosa por Méjico y Estados Unidos, y muchos jugadores no volvieron. El 16 de marzo del 1938, una bomba lanzada por la aviación fascista sobre la sede social del FC Barcelona provoca graves destrozos. Pocos meses después, la ocupación de Barcelona por las tropas franquistas comportó numerosos problemas para un club que se ha convertido en uno de los grandes símbolos de Catalunya. Así pues, en marzo de 1940 fue nombrado presidente un hombre de indudable fidelidad al régimen, Enric Piñeiro, Marqués de la Mesa de Asta. Además, la entidad pasó a denominarse Club de Fútbol Barcelona, forma españolizada que sustituye a la anglófona Fútbol Club Barcelona (este agravio no se reparará hasta 1973), y las cuatro barras del escudo quedaron reducidas a dos hasta el año 1949, en que se recuperó el formato original.




De la promoción a la primera Copa Latina (1949)

En la década de 1940, el Barça remontó gradualmente una crisis que casi lo lleva a la Segunda División en 1942. Pero el equipo, tras ganar la Copa, salvó la promoción. Un año después, el 16 de junio de 1943, el escándalo de Chamartín, una goleada sufrida en terreno madridista mediatizada por las amenazas arbitrales y policiales, provoca la dimisión de Piñeiro, un hombre del régimen, pero honesto. La salida del túnel llega con la conquista de las Ligas de las temporadas 1944-45, 1947-48 y 1948-49 y de la Copa Latina de 1949, la actual la Copa de Europa, que constituye el primer gran éxito internacional del club. El FC Barcelona celebra las Bodas de Oro en 1949, en plena expansión, con 24.893 socios y un palmarés de 21 Campeonatos de Catalunya, nueve Copas y cuatro Ligas.




Kubala y las Cinco Copas

La llegada del 'crack' Ladislao Kubala, en junio de 1950, convierte al FC Barcelona en un conjunto imparable, y deja pequeño el campo de les Corts. Entre 1951 y 1953, el Barça gana todos los títulos en juego (las Ligas 1951-52 y 1952-53 y las Copas 1950-51, 1951-52 y 1952-53). En este ciclo triunfante, está marcada con letras de oro la temporada 1951-52, la de las Cinco Copas: Liga, Copa, Copa Latina, Eva Duarte y Martini Rossi. Joan Manel Serrat inmortalizó, en una de sus canciones, la delantera mágica de entonces: Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón.




De la construcción del Camp Nou al 75 aniversario (1957-1974)

La construcción del Camp Nou certificó la mayoría de edad del FC Barcelona

El proyecto era muy ambicioso, tanto desde el punto de vista arquitectónico como en lo que respecta al esfuerzo económico del FC Barcelona. La euforia deportiva y social justificaba esta decisión, que se tomó en momentos de éxitos deportivos. De todos modos, el Camp Nou no sólo sería el escenario de estos triunfos; también viviría en los años 60 un periodo de mediocridad deportiva, con escasos éxitos.



Sin embargo, la masa social no dejaba de crecer, curioso fenómeno que se explica por el contenido social que el club expresaba cada vez con mayor claridad. Esta circunstancia fue especialmente notoria tras el acceso a la presidencia en 1968 de Narcís de Carreras, que utilizó por primera vez una divisa que se haría muy famosa: el Barça es "más que un club". La identificación de la entidad con las corrientes más catalanistas y antifranquistas de la sociedad catalana dotó al club de una fuerza social importantísima, que se vehiculó también a través de unas relaciones cada vez más fluidas con el mundo cultural. El fichaje del crack Johan Cruyff, seguido de la conquista del campeonato de Liga 1973-1974, y la coincidencia de este triunfo con la celebración del 75 aniversario del club, propiciaron una etapa de máxima eclosión barcelonista, a pesar de las limitaciones que todavía imponía el franquismo.


El Camp Nou, el gran escenario

Desde la segunda mitad de la década de los 40,se puso de manifiesto que las ampliaciones del campo de Les Corts eran ya muy limitadas, y se iniciaron gestiones para la compra de terrenos. Francesc Miró-Sans, presidente a partir de 1953, dio un nuevo impulso al proyecto, y el Camp Nou se inauguró el 24 de septiembre de 1957. El nuevo estadio, que tenía una capacidad inicial para 90.000 espectadores, se convertía así en el marco de las ilusiones de un equipo que acababa de ganar la Copa de 1957 en el estadio de Montjuïc y tenía el apoyo de 49.000 socios.



La conquista de las Ligas 1958-59 y 1959-60 y las Copas de Ferias 1957-1958 y 1959-60 se debieron al sello del genial técnico Helenio Herrera, y a la aportación de figuras como Kocsis, Czibor, Evaristo, Kubala, Eulogio Martínez, Suárez, Villaverde, Olivella, Gensana, Segarra, Gràcia, Vergés y Tejada. Ésta constelación de estrellas no tuvo continuidad en la década de los 60. La final de la Copa de Europa de Berna, que el Barça perdió en 1961, marcó un periodo de mediocridad deportiva, con pocos títulos importantes, como las Copas de 1963 y 1968, y la Copa de Ferias de 1966.




Más que un club

A pesar de la escasez de éxitos deportivos, el FC Barcelona no paraba de incrementar su dimensión social. El número de socios aumentaba regularmente, y el Barça comenzaba a sentirse lo suficientemente fuerte como para mostrar su simbolismo, como club identificado con la Catalunya negada por el franquismo. El presidente Narcís de Carreras se refirió a dicho simbolismo en su discurso de toma de posesión, en enero de 1968, afirmando que el Barça era "más que un club". El mandato del presidente Agustí Montal i Costa (1969-1977) profundizó en esta faceta, buscando la máxima catalanización del club, a pesar de los límites impuestos por la dictadura franquista, y reclamando también la democratización del mundo del fútbol, reivindicación que le enfrentó en varias ocasiones a las autoridades deportivas franquistas.


Llega Johan Cruyff

La contratación de jugadores extranjeros era un asunto polémico desde el caso Di Stéfano (1953). En los años 70, el Barça sufrió la arbitrariedad de los organismos deportivos, como lo demuestra el caso de los oriundos. Finalmente, Cruyff pudo ser contratado, y debutó el 28 de octubre de 1973. Su fichaje fue un importante revulsivo y la victoria liguera, brillante. Cabe destacar un partido en el estadio del Real Madrid en febrero de 1974 que permanece en la memoria barcelonista, y que el Barça ganó por 0-5 , con una delantera formada por Rexach, Asensi, Cruyff, Sotil y Marcial. Con Cruyff comenzó una nueva era de futbolistas, líderes dentro y fuera del terreno de juego, y con un gran protagonismo mediático.





El 75 aniversario

El potencial social del club y el clima de euforia deportiva después de ganar la Liga 1973-74 cuajaron en los actos del 75 aniversario de la entidad, celebrados en otoño de 1974. Con un cartel vanguardista obra del pintor Joan Miró, dichos actos sacaron a la luz pública todo cuanto significaba el Barça en aquellos momentos, con la participación de artistas, escritores, cantantes y otros personajes vinculados a los sectores más dinámicos de la sociedad catalana. Con motivo de aquella efeméride se creó el 'Cant del Barça', estrenado por la Coral Sant Jordi, y adoptado como himno oficial del club.




Del 75 aniversario a la primera Copa de Europa (1974-1992)

El 75 aniversario puso de manifiesto el potencial del club y su eco en la sociedad catalana, en unos momentos en que la vida ciudadana estaba marcada por los condicionantes políticos impuestos por la dictadura franquista.

La llegada de la democracia no solo supuso un cambio político para el país, sino que se extendió a todos los ámbitos de la vida social, y también al mundo del deporte. Los clubes se tendrían que regir democráticamente, de igual modo que las federaciones, que tendrían como interlocutores a gobiernos democráticos, tanto en el ámbito español como con la autonomía catalana.

En el Barça, el presidente Agustí Montal llevó las riendas durante la transición democrática, hasta que, después de las primeras elecciones en que pudieron votar todos los socios, llegó a la presidencia Josep Lluís Núñez, quien protagonizó el mandato presidencial más largo de la historia del Barça. Fueron años de importantes cambios en el mundo del fútbol. Se consolidó la contratación de jugadores extranjeros y la dimensión económica creció enormemente, debido, en parte, al peso de los entonces llamados ingresos atípicos, entre los que destacaban los derechos televisivos, sobretodo cuando entraron en juego los contratos con televisiones privadas. La trayectoria deportiva del club fue contradictoria. Tardó diez años en conseguir un nuevo título de Liga, pero también alcanzó su éxito más preciado, la Copa de Europa, y encadenó cuatro Ligas seguidas con el 'Dream Team'.


Las elecciones de 1978

Después de muchísimos años sin celebrar elecciones libres, en mayo de 1978 todos los socios pudieron elegir a su presidente. El resultado estuvo muy ajustado entre dos de los tres candidatos: Josep Lluís Núñez alcanzó 10.352 votos; Ferran Ariño, 9.537; y Nicolau Casaus, 6.202. Núñez se convirtió, pues, en el nuevo presidente, cargo en el que se mantuvo hasta el 2000.




La marea azulgrana de Basilea

En 1979, el Barça protagonizó un hito muy importante. Ganó su primera Recopa en la ciudad de Basilea. Pero, además, el triunfo se vio acompañado por una impresionante expedición de cerca de 30.000 barcelonistas que pasearon señeras y banderas azulgranas por Europa. El título europeo mereció una celebración sin precedentes por las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas. En 1982 y 1989 el Barça volvió a ganar la Recopa.





Un club que no deja de crecer

A lo largo de estos años el club no paró de crecer. Los 66.000 socios de 1974 eran ya 77.000 en 1978, y fueron aumentando hasta llegar a los 98.000 en 1992, a pesar de que en 1986 se llegó a alcanzar un máximo de 108.000. Las peñas también aumentaron notablemente. Si en 1979 había 96, en 1993 se aproximaban a las 700. En cuanto al patrimonio, cabe destacar la ampliación del Camp Nou, con motivo del campeonato del mundo de 1982, y la construcción del Miniestadi, el mismo año.


Urruti, t’estimo (Urruti, te quiero)

La Liga parecía seguir resistiéndose, pero la temporada 1984-1985 fue un paseo para el club, que logró el título cuatro jornadas antes de finalizar la competición, con una victoria en Valladolid. Dicha victoria se alcanzó gracias a que el guardameta Urruti paró un penalti en los últimos minutos. La parada del portero significó la consecución matemática del título. El locutor Joaquim M. Puyal describió acertadamente la emoción del momento cuando gritó 'Urruti, t’estimo' ("Urruti, te quiero"), expresión que se hizo muy popular. En aquel equipo destacaban Julio Alberto, Migueli, Archibald, Schuster, o el capitán Alexanco.




La época del 'Dream Team' (1990-1994)

Después de la Liga conseguida en 1985, llegó la gran decepción tras perder la final de la Copa de Europa de 1986, en Sevilla. Después se sumaron otros problemas, que culminaron en el llamado motín del Hesperia, en el que los jugadores pidieron la dimisión de la directiva. Todo ello obligó a la directiva a buscar el revulsivo necesario para remontar la trayectoria deportiva del equipo. Y dicho revulsivo se llamaba Johan Cruyff, que introdujo su filosofía futbolística y renovó notoriamente la plantilla. Así, construyó un equipo ganador que fue conocido como el 'Dream Team'. Un equipo que alcanzó muchos éxitos, entre los que destacan cuatro títulos de Liga consecutivos (1991 a 1994) y la primera Copa de Europa del Barça.


20 de mayo de 1992: un día inolvidable

La primera Copa de Europa, ganada la noche del 20 de mayo de 1992 en el mítico estadio londinense de Wembley, merece un punto y aparte. Se jugó contra los genoveses del Sampdoria y se ganó por 1-0, gracias a una falta lanzada magistralmente por Ronald Koeman. El equipo campeón de Europa jugó con este once titular: Zubizarreta, Nando, Ferrer, Koeman, Juan Carlos, Bakero, Salinas (Goikoetxea), Stoichkov, Laudrup, Guardiola (Alexanko) y Eusebio.






De Wembley al futuro nuevo Camp Nou (1992-2007)

La trayectoria del 'Dream Team' puso el listón a un nivel altísimo, y la derrota en la final de la Copa de Europa en Atenas en 1994 marcó el fin de un ciclo deportivo.

La polémico adiós del entrenador Johan Cruyff en 1996 dio paso a una nueva etapa, que obtruvo sus primeros frutos en 1997, con una nueva Recopa y la Copa del Rey, y en la temporada siguiente, con la conquista de la Copa, la Liga y la Supercopa de Europa.

A pesar de los resultados deportivos, la marcha de Cruyff abrió una profunda herida entre la masa social que influyó en gran medida en la vida del club. Todo ello se produjo mientras la presencia de la dinámica económica en el fútbol daba un paso más: las grandes esponsorizaciones, los contratos televisivos y de imagen, el 'pay per view' (ppv), las cláusulas de rescisión de los contratos de los jugadores... Todo esto hacía cada vez más compleja la gestión de los grandes clubs de fútbol, y la dinámica era imparable. El contrapunto fue la celebración del Centenario del FC Barcelona, que volvió a poner de manifiesto los valores del barcelonismo. De todos modos, la división entre los aficionados seguía presente, lo que provocó el fin del mandato de Josep Lluís Núñez, al que sucedió brevemente Joan Gaspart hasta que en 2003 Joan Laporta accedió a la presidencia.




Trayectoria desigual

Con Bobby Robson y Louis Van Gaal como entrenadores, el equipo alcanzó resultados notables, especialmente en las temporadas 1996-97, con la Recopa, y en las dos temporadas siguientes, con dos campeonatos de Liga consecutivos. De todos modos, la sensación de estar en el final de una etapa se extendía, y la herida en el seno de la entidad barcelonista se hacía cada vez más profunda. El fracaso deportivo de la temporada 1999-2000 convenció al presidente Núñez de que era el momento de dimitir.




Celebrando el Centenario

Para una entidad no es fácil alcanzar los cien años. Son pocas las que consiguen tanta constancia y continuidad. Por ello, la celebración del Centenario del Barça nos brindó un año muy intenso y repleto de actividades de toda índole, desde noviembre de 1998 hasta noviembre de 1999. El pintor Antoni Tàpies elaboró el cartel oficial y el cantante Joan Manel Serrat cantó el 'Cant del Barça' desde el centro del césped del Camp Nou. El Centenario pretendía ser un enlace entre un pasado glorioso y un futuro lleno de ilusiones. En aquella histórica temporada, la del Centenario, el Barça ganó la Liga de fútbol, baloncesto, balonmano y hockey patines.





Interregno

La dimisión del presidente Núñez desembocó en unas elecciones (julio 2000) que ganó Joan Gaspart, vicepresidente durante los 22 años anteriores. El candidato derrotado fue Lluís Bassat. El mandato de Gaspart se saldó sin títulos, y la crisis del club se acentuó. En febrero del 2003 dimitió y comenzó así una situación de provisionalidad que no se resolvió hasta julio, tras la celebración de nuevas elecciones. Esta atmósfera de crisis no impidió que se alcanzase algún título importante en las secciones del club, como la Liga Europea lograda por el equipo de baloncesto en mayo de 2003.


Joan Laporta, presidente

El 15 de junio del 2003 se celebraron elecciones a la presidencia del club. El joven abogado Joan Laporta fue el ganador, por delante del publicista Lluís Bassat. De este modo, comenzaba una nueva etapa, marcada por la ilusión del nuevo proyecto y el fichaje de figuras mundiales como Ronaldinho, Deco y Eto'o. Este nuevo equipo no tardó en obtener resultados, y ganó la Liga 2004-2005, que revalidó la temporada siguiente. Dichos éxitos deportivos, que culminaron en la segunda Copa de Europa, se combinaron con un la decidida intención de relanzar y actualizar la implicación social del Barça, profundizando en la divisa "más que un club". Todo ello hizo que se marcaran nuevos hitos en lo referente al volumen de asociados, que en 2006, gracias a la campaña 'El Gran Repte', superó por primera vez los 150.000 socios.




Un 2006 de ensueño

Sin duda alguna, el 2006 pasará a la historia azulgrana como un año especial. El club ha alcanzado su segunda Copa de Europa, en París, ante el Arsenal, al que venció por 2-1, pero también destacan la inauguración de la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí, y la firma del acuerdo de colaboración del Barça con Unicef, en el mes de septiembre, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Un acuerdo que proyecta la imagen solidaria del Barça en todas partes, y que globaliza definitivamente el "más que un club".





Bienio horrible (2006/2008)

El F.C. Barcelona ha estado dos años prácticamente con el casillero vacío y el final de la temporada 2007-2008 ha acabado con una moción de censura que el presidente pasó con apuros y con una asamblea de compromisarios que, votando por primera vez la continuidad del presidente de la entidad, ha estado a punto de costarle un susto. El "Dream Team 2" se desbandó y algunas de las figuras futbolísticas de dicha generación acabaron dejando el club.


Laporta juega su comodín: Josep Guardiola

Con apenas un año de entrenador en tercera a sus espaldas, Josep Guardiola ha sido proclamado entrenador del primer equipo y ha forjado un equipo ilusionante, de carácter trabajador y con nuevas incorporaciones. El futuro del Barça puede escribirse con letras de oro.


LOS ES

Uno de los elementos distintivos del Barça son los es que visten sus jugadores.

Hace más de cien años que los es azul y grana viven unidos en las camisetas de los deportistas del FC Barcelona, por eso el club es también conocido como el equipo azulgrana. Son es que siempre han estado presentes en la indumentaria del equipo, especialmente en la camiseta. En cambio, los pantalones fueron de blanco durante los diez primeros años de historia del club, después negros, y desde la década de 1920, azules.



Pero más allá de la identificación del Barça con los es azul y grana, es lógico preguntarse si dichos es fueron fruto de una elección específica, y si dicha elección perseguía algún motivo en concreto. Son varias las teorías que circulan en relación a esta elección, aunque en este momento no hay ninguna que esté lo bastante contrastada como para considerarla válida. Como es natural, todas las teorías tienen que ver con los propios orígenes de los fundadores del club. Por eso, por ejemplo, se especuló con que los es azul y grana ya se encontraban en un club de fútbol suizo fundado anteriormente por Gamper, o que pertenecen a la franja helvética, que es de donde procedía el fundador. Ahora sabemos que estas hipótesis no son ciertas.



En cambio, siguen siendo hipótesis no demostradas todas las que afirman que los fundadores se inspiraron en los es de los lápices de contabilidad que se utilizaban en la época, que tenían un en cada extremo, precisamente el azul y el rojo. U otras teorías aún más prosaicas, como la que sostiene que la madre de los hermanos Comamala distribuyó fajas azules y rojas para que aquellos jóvenes jugadores se pudieran distinguir, cuando aún no tenían uniforme. Como apuntábamos al principio, ni éstas ni otras teorías han podido explicar adecuadamente por qué el Barça utilizó, desde un buen comienzo, los es azul y grana. Unos es, pues, intensos y enigmáticos.

En 2009, el FC Barcelona ganó La Liga, La Copa y Champions League, éxito consumado de la mano de Pep Guardiola en su primera temporada como entrenador de primera división.

 

Campeón de la Liga 2012-13, que hace la número 22 ganada por el Barça.

Página creada por administrador con la colaboración de 12valdes, manelrubi.

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU